Parte II: ESTATUTOS de la Hermandad del Beato Gèrard

1. Definición

La Hermandad del Beato Gèrard (de aquí en adelante la Hermandad) es una Asociación Privada de fe Cristiana, de acuerdo a las disposiciones del Código de Ley Canónica (CIC 1983, can. 298-311 y 321-326).

Como tal, se identifica como una asociación de Católicos y otras personas de buena voluntad, dedicada al servicio de Dios en la Iglesia Católica Romana, sujeta a la supervisión y gobierno de la autoridad eclesiástica.

La Hermandad está afiliada como un cuerpo autónomo a la Soberana Orden Militar Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta (llamada la Orden de los Caballeros de Malta, de aquí en adelante abreviada como SMOM). Como cuerpo autónomo el uso del escudo de armas de la SMOM está sujeto al permiso de la SMOM, el que puede ser revocado si la Hermandad contraviniera los ideales y principios de la SMOM. La Hermandad es responsable ante su entidad competente de la SMOM por todas sus actividades.

Para la ley civil la Hermandad es una sociedad de asistencia social para el bien común de la población.

2. Propósito

El propósito de la Hermandad es promover la gloria de Dios y esforzarse para fomentar una vida mas perfecta de sus miembros entregándolos al apostolado de la Iglesia Católica en trabajos de caridad para servir a "los pobres de nuestro Señor Jesucristo" extendiéndoles los cuidados del amor de Dios con la consigna "tuitio fidei et obsequium pauperum" (Protección de la fe y generosidad con los pobres).

La Hermandad y sus miembros están decididos a encargarse de tareas de caridad de acuerdo a las necesidades de la población en sus regiones geográficas y a mantenerlas con sus propias habilidades.

Esto incluye el entrenamiento de sus miembros y otras personas interesadas en el ejercicio de dichas tareas caritativas y la recolección de fondos que permitan realizarlas.. Todos los fondos que se obtengan están destinados exclusivamente para ser utilizados en los propósitos mencionados anteriormente.

La Hermandad desea servir a las personas necesitadas independientemente de su credo, color de piel o afiliación política.

3. Centro

El centro de la Hermandad es la Iglesia Católica de San Antonio en Mandeni, República de Sud África.

4. Gobierno

La Hermandad está sujeta al patronazgo espiritual y pastoral y a la supervisión del Obispo de Eshowe (CIC, can. 305 §2).

4.1. La gobiernan un Consejo de Miembros Dedicados.

4.2. El Consejo de miembros dedicados elige de entre ellos al Consejo Ejecutivo, sin perjuicio de lo dispuesto en Nro. 4.4.

Los Miembros Dedicados Honorarios no son elegibles para esta elección.

El Consejo Ejecutivo representa a la Hermandad ante el público, organiza sus actividades y guía a sus miembros.

Está compuesto por cinco miembros, llamados:

a. el Presidente

b. el Vice Presidente

c. el Superintendente Médico

d. el Director de los Trabajos de Caridad

e. el Administrador de los Bienes

y todos los Miembros Fundadores.

4.2.1. El Presidente preside el Consejo Ejecutivo. Tiene la responsabilidad final de todas las actividades de la Hermandad y es su representante legal.

4.2.2. El vicepresidente asiste al Presidente en todas sus obligaciones. Como su suplente, toma el lugar del Presidente cada vez que el Presidente no pueda cumplir con sus obligaciones (por ejemplo por enfermedad, partida por circunstancias no previstas).

4.2.3. El Superintendente Médico es responsable de todos los aspectos médicos relacionados con las actividades de la hermandad.

Puede ser ayudado por Coordinadores de Proyectos elegidos entre los Miembros Dedicados o Asociados, los cuales se centran sobre una actividad médica de la Hermandad en especial, si surge esa necesidad.

4.2.4. El Director de los Trabajos de Caridad organiza, coordina y supervisa las acciones y proyectos de caridad de la Hermandad.

Puede ser ayudado por Coordinadores de Proyectos elegidos entre los Miembros Dedicados o Asociados, los cuales se centran sobre una actividad caritativa de la Hermandad en especial, si surge esa necesidad.

4.2.5. El Administrador de Bienes está a cargo de la administración financiera, incluyendo la recolección de fondos y las cuotas de los miembros. El suministra al Consejo Ejecutivo los informes financieros requeridos y cuida de las posesiones muebles e inmuebles de la Hermandad.

Puede ser ayudado por Coordinadores de Proyectos elegidos entre los Miembros Dedicados o Asociados, los cuales se centran sobre una actividad administrativa de la Hermandad en especial, si surge esa necesidad.

4.3. El Consejo Ejecutivo es ayudado por el Consejero Espiritual.

El Consejero Espiritual es elegido por el Consejo de Miembros Dedicados entre los sacerdotes que ejerzan legalmente un ministerio en la Diócesis de Eshowe de acuerdo a lo dispuesto en CIC, can. 324 § 2. La elección se hace efectiva luego de la aceptación por parte del elegido y la confirmación por parte del Obispo de Eshowe. El Consejero Espiritual da guía espiritual al Consejo Ejecutivo, al Consejo de Miembros Dedicados y a todos los otros miembros. Puede, pero no es requisito obligatorio, ser miembro de la Hermandad.

4.4. El primer Presidente y Consejero Espiritual de la Hermandad es su fundador en virtud de estos estatutos.

Sus sucesores y todos los miembros del Consejo Ejecutivo son elegidos por el Consejo de Miembros Dedicados para un período de dos años.

Cada nuevo Presidente elegido no puede asumir su cargo sin la autorización dada por la entidad competente de la SMOM.

4.5. El Consejo Presidencial

El Consejo Ejecutivo puede nombrar a personas apropiadas para formar el Consejo Presidencial. El Consejo Presidencial es un cuerpo asesor de expertos que facilitan y apoyan al Presidente y al Consejo Ejecutivo en su proceso de toma de decisiones.

5. Membresía

Sólo se puede obtener la membresía por medio de una solicitud de ingreso enviada al Consejo Ejecutivo, el que decidirá si aceptar o no al solicitante como miembro o como candidato a miembro. La membresía comienza a partir de la fecha de emisión del certificado de membresía por parte del Consejo Ejecutivo.

Existen dos tipos de membresía: Los Miembros Dedicados y los Miembros Asociados.

5.1. Miembros Dedicados

5.1.1. Condiciones de los Miembros Dedicados

Los Miembros Dedicados de la Hermandad se entregan con todo su corazón, con toda su alma y toda su fuerza (Dtn 6.5) a Jesucristo y a su cuerpo, la Iglesia (1 Corintios 12.27), esforzándose para ser la levadura (Gálatas 5.9) del amor de Dios durante su vida como miembros de la familia, con su trabajo y con su tiempo libre. Además de esto, su tarea especial es iniciar, facilitar, guiar, apoyar y asumir la responsabilidad de las actividades de la Hermandad. Solo califican para Miembros Dedicados los miembros de la Iglesia Católica Romana bautizados y confirmados, y quienes son conocidos por su carácter sobresaliente, lealtad a la Iglesia y vida Cristiana. El dejar de pertenecer a la Iglesia inmediatamente determina el dejar de pertenecer a la Hermandad como Miembro Activo.

5.1.2. Tiempo de prueba para los candidatos a Miembros Dedicados

Antes de ser aceptados como Miembros Dedicados los candidatos deben pasar un período de un año durante el cual se presentan a los candidatos los objetivos y los antecedentes espirituales de la Hermandad y durante el cual el o la aspirante participa en las actividades de la Hermandad.

Antes de ser admitido al período de prueba, el candidato debe ser Miembro Asociado de la Hermandad por lo menos un año y debe haber demostrado por medio de su participación en las actividades de la Hermandad que el/ella realmente está comprometido y es capaz de servir a los pobres de Cristo con gran entusiasmo. El Miembro Asociado debe enviar por escrito una solicitud de admisión al Consejo Ejecutivo acompañada por un curriculum vitae y un testimonio del sacerdote de su parroquia cuando solicite ser aceptado como aspirante a Miembro Dedicado de la Hermandad.

Cuando completa el período de prueba, el candidato puede solicitar al Consejo de Miembros Dedicados ser recibido oficialmente como Miembro Dedicado de la Hermandad. El Consejo de Miembros Dedicados tiene que discutir abiertamente la solicitud de admisión del aspirante y luego votar en forma secreta. Si la mayoría acepta al candidato el/ella debe hacer públicamente una promesa personal de dedicar lo mejor de si mismo y sus habilidades al servicio de Dios en la Hermandad.

5.1.3. Miembros fundadores

Para preservar el adecuado funcionamiento y conducción de la Hermandad en sus inicios, los miembros fundadores de la Hermandad están eximidos de los reglamentos Nro 5.1.2., ya que su cumplimiento exitoso del tiempo de prueba y tiempo precedente como miembro asociado se presume tienen el derecho de actuar como Miembros Dedicados en todos los actos, pero aún tienen que cumplir el mismo proceso de formación que todos los candidatos.

5.1.4. Miembros Honorarios Dedicados

Los Miembros Asociados, que han apoyado a la Hermandad de forma extraordinaria, pueden ser honrados como Miembros Dedicados Honorarios si así vota la mayoría del Consejo de Miembros Dedicados. Los Miembros Dedicados de Honor gozan de los mismos privilegios que los Miembros Dedicados, excepto el derecho a votar en el Consejo de Miembros Dedicados.

5.2. Miembros Asociados

Todas las personas de buena voluntad, que deseen apoyar a la Hermandad en sus objetivos y actividades pueden ser Miembros Asociados. Ellos ayudan a las actividades de la Hermandad espiritualmente por medio de sus plegarias y sacrificios, financieramente mediante donaciones y cuotas de membresía, y/o pueden participar activamente en las actividades de caridad.

5.2.1. Miembros Asociados Activos

Los Miembros Asociados que participan en las actividades de la Hermandad son denominados "Miembros Asociados Activos".

Los Miembros Asociados Activos pueden ser asignados a grupos bajo la conducción de un líder de grupo, que es nominado por el Consejo Ejecutivo. Esos grupos no deberían ser independientes del cuerpo principal y deberían participar de las actividades de la asociación.

5.2.2. Miembros Asociados de Apoyo

Los Miembros Asociados que no están involucrados activamente en las actividades de la Hermandad, pero que colaboran financieramente o espiritualmente son denominados "Miembros Asociados de Apoyo". Los que apoyan a la Hermandad espiritualmente son denominados " Auxiliadores Espirituales" y los que apoyan financieramente a la Hermandad son denominados "Donantes de bienes materiales".

5.3. Neutralidad

En su calidad de miembros de la Hermandad los miembros no deben emitir opiniones políticas ni involucrarse en partidos políticos. Pueden hacerlo en su vida privada, pero no deben utilizar el ser miembros de la Hermandad como un vehículo para propagar sus opiniones políticas.

5.4. Fin de la membresía

Deja de serse miembro de la hermandad ante:

5.4.1. la muerte del miembro;

5.4.2. la emisión de una nota escrita de renuncia enviada al Consejo Ejecutivo por parte del miembro respectivo. Si el que realiza esto es un Miembro Dedicado deberá solicitar una dispensa a su confesor a causa de la promesa realizada.

5.4.3. la expulsión, que sólo puede ser decidida por el Consejo Ejecutivo, si la conducta del miembro perjudica considerablemente la reputación de la Hermandad o perjudica sus actividades.

6. Fin de la existencia de la Hermandad

Si existiera una razón grave para decretarlo, el Consejo de Miembros Dedicados puede decidir disolver la Hermandad, en una reunión convenida con el propósito de considerar ese tema y con una mayoría de las tres cuartas partes de sus miembros. Debe darse un aviso con una antelación no menor a los 21 días y dicho aviso debe señalar claramente que el tema a tratarse es la disolución de la Hermandad y la disposición de sus bienes. Existirá quórum cuando estén presentes en dicha reunión todos los miembros del Consejo Ejecutivos y dos tercios del resto de los Miembros Dedicados. En tal caso, o en caso de supresión por parte de la autoridad eclesiástica competente, de acuerdo con CIC Can. 326 § 1, si luego de la satisfacción de todas las deudas y responsabilidades de la Hermandad, aún existen bienes disponibles, dichos bienes no serán distribuidos entre los miembros, sino que serán entregados a la parroquia de San Antonio en Mandeni, y serán utilizados para propósitos caritativos en concordancia con los deseos originales de los donantes (CIC Can. 326 § 2).

7. Escudo Heráldico

El escudo heráldico de la Hermandad es una Cruz de Malta blanca en un escudo occidental rojo con un borde blanco sobreimpuesto en un escudo negro africano con un borde dorado con una cruz dorada y un báculo cruzados detrás del mismo y la divisa "tuitio fidei et obsequium pauperum" (Protección de la fe y servicio a los pobres) en oro dentro del escudo africano .

La Cruz de Malta simboliza con sus ocho puntas las ocho Bienaventuranzas del sermón de Cristo en la montaña (Mateo 5.3-10):

  1. Felices los que tienen alma de pobres.
  2. Felices los pacientes.
  3. Felices los afligidos.
  4. Felices los que tienen hambre y sed de justicia.
  5. Felices los misericordiosos.
  6. Felices los que tienen un corazón recto.
  7. Felices los que trabajan por la paz.
  8. Felices los que son perseguidos por practicar la justicia.

El escudo simboliza la disposición para preservar la fe y luchar contra el demonio con las bienaventuranzas mencionadas anteriormente. La forma africana del escudo simboliza el centro de la Hermandad en África.

Los escudos africanos usualmente muestran lanzas o una lanza y un "knobkerrie" cruzados por detrás, como armas para defender los que el escudo está protegiendo. La insignia de la Hermandad muestra una cruz y un báculo como sus "armas" para luchar por el bien. La cruz como signo de la victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte y el báculo como símbolo del cuidado pastoral de Cristo por su rebaño.

La divisa "Protección de la fe y servicio a los pobres" es la meta tradicional de la Orden de San Juan, adoptada por la Hermandad del Beato Gèrard.

8. Insignia y vestimentas.

Todos los miembros usan la medalla de la Hermandad sobre un galón rojo.

Realizando funciones especiales los Miembros Dedicados de la Hermandad usan una capa negra con el escudo heráldico en la parte frontal del hombro izquierdo.

Los Miembros Activos usan una camisa corta con mangas con el escudo heráldico en el bolsillo izquierdo delantero.

Los Miembros Activos pueden usar un blazer negro con botones de bronce con forma de Cruz de Malta y el escudo heráldico en el bolsillo delantero izquierdo.

Los Miembros Dedicados pueden usar un blazer negro con botones de bronce con forma de Cruz de Malta y el escudo heráldico en el bolsillo delantero izquierdo.

Los Miembros del Consejo Ejecutivo pueden usar un blazer negro con botones de bronce con forma de Cruz de Malta y el escudo heráldico en el bolsillo delantero izquierdo.

Las insignias y decoraciones, aprobadas por la SMOM, se utilizan en la parte superior del bolsillo delantero izquierdo, sobre el escudo heráldico.

9. Conclusiones

La Hermandad del Beato Gèrard desea servir, como un instrumento en la Iglesia, para que las personas se conviertan en uno con el Señor sirviéndolo en los pobres y siendo servidos por el Señor a través de su cuerpo, la Iglesia.

El Beato Gèrard dijo en una oportunidad: "Nuestra hermandad será inmortal, porque la miseria del mundo es la tierra en la que esta planta está plantándose - y porque, Dios lo quiera, siempre habrá gente que desee trabajar para disminuir estos sufrimientos y para hacer esta miseria mas soportable!"

La Hermandad del Beato Gèrard, adoptando el carisma de su patrono, puede continuar la tradición espiritual de sus raíces, la de servir humildemente al hambriento y al sediento, al enajenado y al desnudo, al enfermo y al prisionero. Así se convierte en un signo de fe Cristiana, esperanza gozosa y amor apostólico al prójimo.

10. Normas Particulares

Las Normas Particulares ( cf. CIC Can. 309) sobre como implementar estos estatutos y llevar a cabo las tareas de la Hermandad son realizadas por el Consejo de Miembros Dedicados. Los "antecedentes espirituales e históricos", los estatutos y esas normas particulares y sus versiones respectivas forman la constitución de la Hermandad.

11. Modificaciones a los estatutos

Los estatutos solo pueden ser modificados por el Consejo de Miembros Dedicados, dichas modificaciones deben contar con la aprobación unánime del Consejo Ejecutivo y deben ser aprobadas por la entidad competente de la SMOM para comenzar a regir.




Regresar a la Página Principal de la Hermandad del Beato Gèrard